jueves, 7 de julio de 2011

carta para la niña de mi amor

Niña hoy quiero que escuches mis palabras, porque hoy no escribe mi mente, sino mi corazón. Desde hace un tiempo lo eres todo para mi, la razón por la que me gusta ver el amanecer, la razón por la que cada noche me asomo a mi ventana a contemplar como las estrellas dibujan tu rostro. Escuchar como el viento en una suave brisa dice tu nombre.

Si, hoy soy un hombre enamorado, un hombre el cual no quiere dejar de ver cada amanecer lo bella que es tu sonrisa, un hombre que daría hasta su propia vida, si fuera preciso, para que la niña a la que quiere se sienta siempre feliz, que cada lágrima no sea motivo de tristeza, sino de una felicidad que inunde tu corazón.

No se que es lo que te hace especial, lo único que se que eres la ultima imagen que veo al dormir, la primera al despertar y en cada sueño, solo te encuentro a ti. Niña desde que toque tu mano por primera vez, he dormido cada noche con la ilusión de que algún día estuvieras siempre a mi lado, que al despertar estuvieras siempre conmigo, que cada noche duerma abrazado a la chica que me hace soñar.

He tenido momentos en el que mi silencio era la forma de expresar lo que mi corazón sintió desde un primer momento, hasta que las palabras comenzaron a tener el valor suficiente para que mirándote a los ojos y perdido en la inmensidad de su brillo pueda decirte, te quiero. Como parar a un corazón que con cada mirada puede golpearte en el pecho y decirte, nada si ella no esta. Como decirle a mi alma que con tu ausencia vuelva, si desde que apareciste en mi camino solo ha podido irse junto a cada sueño, a cada mirada, a cada recuerdo, a cada palabra de quien la ha mantenido viva, tú.

Para terminar, solo decir que en cada momento que me has regalado, has conseguido arrancar una sonrisa a mi vida, una lágrima a mis ojos que de felicidad te miran y se pierden en lo que hoy y siempre serán la niña de su amor, por eso te digo:

POR SIEMPRE JUNTO A TI, TE QUIERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada